1203

  • Precio: medio
  • Recomendamos para: tomar una copa o una velada a la fresca, en pareja o con grupo de amigos

En veranito apetece terracita, sobretodo en Lleida, donde el calor pocas noches nos está dando alguna tregua. Con esta intención nos fuimos al 1203, situado en la Seu Vella. El entorno y las vistas son sin duda unos reclamos estupendos, junto con la brisa que si hay suerte, te apremia. Pero la oferta gastronómica y el servicio deben acompañar para conseguir, cómo lo hace, que se llene el local, por lo que recomendamos que reservéis.

Con dos zonas diferenciadas, para tomar una copa o bien para cenar, en la carta encontraréis de todo un poco, desde tapas, muchas de ellas pensadas para el vermut, ensaladas, “torrades”, burguers Premium (destacar que puedes elegir entre un surtido considerable de carnes rojas: ternera Angus, Kobe, buey…así como pato), sorprende las fajitas, algo que aporta novedad. La carta prosigue con algunas sugerencias de la mano de platos más elaborados, steak tartar, carpaccions, tataki y hasta caracoles. Oferta infantil y algunos postres dan una oferta para todos los gustos y bolsillos.

En nuestra visita pedimos platos únicos, ya que la verdad es que las proporciones son generosas. El plato más escogido fue la ensalada de pollo con picatostes y ensalada césar (10,50€).

La “torrada” de escalibada con anchoas de la Escala y atún (9,50€)

y la hamburguesa de ternera Angus, con cebolla caramelizada y cheddar (11€), acompañada de algunas chips, fueron otros de los platos que escogimos para la cena.

Algún postre, como la mousse de yogurt y mango y unos cafés e infusiones cerraron la velada.

Servicio rápido y agradable, lugar tranquilo y en un marco que invita a quedarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *