Aimia: noches gastronómicas – Cocina asiática

  • Precio: medio
  • Recomendamos para: parejas, cenas en grupo. Para aquellos intolerantes al gluten. Cuenta con una terracita muy agradable para las noches de verano.

Hace ya algún tiempo que hablamos de Aimia y de su terraza de verano, hoy volvemos a hacerlo ya que a pesar que no solemos repetir reseñas creemos que merece la pena hacerlo.

Además de su carta general, que va cambiando frecuentemente e innovando, nos sorprenden también con propuestas gastronómicas sin parangón en la ciudad.

Un ejemplo, fue la cena maridaje en torno a las garnachas, en colaboración con Vinicia, que os explicaremos brevemente al final del post para que os hagáis una idea, aquellos que no los conozcáis, a las propuestas que tanto Vinicia, como Aimia, brindan de vez en cuando.

Pero hoy queremos centrarnos y explicaros la iniciativa de las noches gastronómicas temáticas que se inciaron esta semana y nos da la ocasión de probar cocina autóctona de diferentes zonas.

Tres semanas, tres gastronomías que merecen la pena visitar. Para aquellos que tenemos que pasar el mes de agosto en la ciudad, de bien seguro que agradeceremos este viaje sensorial.

20150805_221813_resized

Esta semana, miércoles y jueves ofrecen la cocina asiática de Aimia, que cuenta con algunos platos de la carta de verano, como los nems vietnamitas de pollo al curri con mango y manzana, un entrante ideal, más para una noche como esta, contraste de sabores y una pequeña delicia

20150805_225708_001 [Resolucion de Escritorio]

20150805_225722 [Resolucion de Escritorio]

20150805_225722_resized 20150805_225708_001_resized

o el atún marinado con chutney de mango y olivas negras, una combinación que no os dejará indiferentes y os sorprenderá, una explosión de sabores que dominan y a la vez se harmonizan.

20150805_232744 [Resolucion de Escritorio]20150805_232744_resized

No se qué recomendaros más, porqué todo lo que probamos estaba increíblemente bueno y sabroso, sólo os diré que si os gusta mínimamente este tipo de cocina no desperdiciéis la ocasión de degustarla de la mano de Jordi.

Pudimos probar también tapas especiales para la ocasión, como el sashimi de lubina con salsa de soja y citronella, sorprendente el   toque refrescante que embriaga de esta planta aromática.

20150805_230409 [Resolucion de Escritorio]

20150805_230409_resized

Hosomaki de atún, (rollo de unos dos centímetros de espesor por dos de largo, de arroz recubierto con alga nori), son el sushi más conocido por todos tal vez, pero la verdad es que cuando has probado unos cuantos, te percatas que puede haber una gran diferencia, personalmente me suele gustar más los uramaki, ya que normalmente encuentro el alga nori demasiado fuerte de sabor, pero debo decir que estos me han encantado. El alga no tapaba el resto de sabores, era suave (a veces la encontramos demasiado “tiesa”) y con ese toque crujiente, estaba al punto! El arroz aliñado al punto también, y la sorpresa del wasabi en el interior del maki, que es un detalle que denota que se ha cuidado los conceptos.


20150805_231652 [Resolucion de Escritorio]

20150805_231701_001_resized

Seguimos con el rollito tailandés de pato con shiitake y salsa teriyaki. Otro “foodporn” auténtico! Los alimentos casados para que en conjunto sea un resultado global y vayas descubriendo a cada bocado la grandeza de cada uno de los ingredientes. Estaba de lujo señores!

20150805_230402 [Resolucion de Escritorio]

20150805_230402_resized

Para acabar con aún mejor sabor de boca, sucumbimos a los postres. Estos eran de su carta, el menú especial incluía un gintonic japonés. Esperamos que para la próxima incluyan postres como mochis, doriyakis… el te matcha da mucho juego y seguro que nos brindaran unos postres que serán un excelente broche que complemente el menú asiático.

Pedimos Chocolate por un tubo! El nombre no engaña, encuentras todas las texturas del cholotale, desde la espuma al petazeta.

20150805_235012 [Resolucion de Escritorio]

20150805_235012_resized

Y la crema de maracuyá con coco y menta, un postre gluten free, (debo decir que la carta iba indicados todos los platos que no contenían gluten, que no eran pocos).

20150805_235000_001 [Resolucion de Escritorio]

 

20150805_235000_001_resized

La semana que viene, miércoles y jueves, 12 y 13 de agosto, Aimia nos trae a Italia, tanto de la mano de su cocina, como de sus vinos.

Y la próxima, 19 y 20 de agosto, se centra en la cocina de la tierra, la más próxima, que no por ello corriente.

Podéis ver sendos menús en su web: http://www.aimia.cat/menus/ al igual que su carta, otros menús de grupo y eventos especiales.


Aprovechando el tema de hoy, os presentamos brevemente una cena maridaje que a pasado a incorporarse como evento ocasional en el restaurante y que algunos platos o elementos forman parte de la carta habitual.

Hace algunas semanas pudimos asistir al “sopar de les garnatxes”, una cena maridaje de Aimia y Vinicia, la verdad es que combinar expertos del mundo de la gastronomía y de la enología que además se conocen y se compenetran, se nota.

La cena fue un menú de 6 platos ni más ni menos, formado por varios entrantes.

imageimage

Un snack diferente que eran texturas de zanahoria, que nos sorprendieron a todos, acompañado del vino más fresco de Martí Cerdà, Sorbet.

image (2)image (4)image (1) image (4) image (2)

Como pescados, el pesto de guisantes con bacalao y crujiente de butifarra negra, maridado con Ingigena blanc, un Penedès.

image (9) image (10)image (6) image (5)

Y los nyoquis esféricos de salmón ahumado con texturas de coliflor y cítricos. Su nombre sorprende al igual que el plato en el paladar. Los nyoquis de salmón tienen un toque muy suave, fáciles de comer. La coliflor, una verdura que tal vez estamos poco acostumbrados a comer, especialmente en este tipo de ágapes, jugaba curiosamente con el resto de sabores. Acompañó al plato Vernatxa de Frisach.

image (12)

image (12)

IMG-20150806-WA0002

Llegó el turno al “primer plato”, un arroz de pichón con boletus, salto del mar a la montaña y la tierra, la verdad es que fue uno de los platos que cosechó más éxito y es que a veces ya no es sólo la innovación, sino que puedes conquistar con el plato más tradicional. La garnacha que maridó el plato fue el Montsant Altaroses de Joan d’Anguera.

IMG-20150806-WA0005

IMG-20150806-WA0016

Casi llegamos al final de la copiosa cena, con un magret de pato con salsa de moras y maíz a la vainilla. Todo un coqueto juego de contrastes dulces y salados muy bien resuelto; acompañado con Atteca Armas, un D.O. Calatayud.

IMG-20150806-WA0017 IMG-20150806-WA0004

El punto final   fue el postre del que ya os hemos hablado antes, chocolate por un tubo, que hace las delicias de los más chocolateadictos. Para acompañarlo, otra grata sorpresa, el Onra Vi de Pedra de LaGravera, una pequeña joya que nos encandiló.

20150805_235012_resized

IMG-20150806-WA0001

Por las fotos os podéis hacer cargo de la espectacular cena maridaje que ofrecieron, así que os animo a que vayáis siguiéndolos de cerca para no perderos el próximo jolgorio baconiano.

2 thoughts on “Aimia: noches gastronómicas – Cocina asiática

  1. Me gusta disfrutar y visitar blogs, aprecio mucho el contenido, el trabajo y el tiempo que ponéis en vuestro blog. Buscando en en la red he encontrado tu blog. Ya he disfrutado de varios post, pero este es muy interesante, es unos de mis temas favoritos, y por su calidad he disfrutado mucho. He puesto tu web en mis favoritos pues creo que todos tus posts son interesantes y seguro que voy a pasar muy buenos ratos leyendolos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *