Bombolles de Nadal al Museu de Lleida

Alternar en estas fechas navideñas, compromisos familiares y sociales, con la rutina diaria y las últimas entregas de la universidad no es tarea sencilla. Si bien, encuentro tiempo para nuevas experiencias gastronómicas, no siempre hallo un hueco para narrarlas.

Pero no querría perder la ocasión de comentar, aunque sea a modo más esquemático, una iniciativa que nos ofrecen en Lleida un poco antes de las fiestas, les bombolles de Nadal al Museu de Lleida.

Y es que no se si sabréis que el Museu, además de contar con un restaurante cafetería en la parte inferior, ofrece singulares noches temáticas donde conocer la historia y la gastronomía e diferentes épocas representativas de nuestra historia y civilización.

DSC00621 [Resolucion de Escritorio]

Como Pomona, de la mano de Rafa Gimena, organizó en este singular escenario una cena maridaje con diferentes cavas y espumosos de la zona.

La cena estuvo dirigida por uno de los chef responsables del ágape Mateu Blanch, que excusó a Xixo Castaño, que no pudo venir finalmente, Andreu Bosch, Sara Belén y Sandra Ramos, fueron el equipo creador de las degustaciones.

Así, de la mano de Miquel Sabaté, conocimos algunos de los rincones del museo, a la par que hilaba con las diferentes costumbres gastronómicas de cada época, una visita realmente amena y educativa, que recomiendo sin dudar.

En el recorrido hicimos tres paradas con aperitivos, la primera fue el steak tartar de ternera de Carn Sargaire. La verdad es que estos productores de carne de Almacelles, están ganando nombre y adeptos, y la verdad es que no es para menos, ofrecen carne de calidad, de proximidad y a precios realmente competitivos. La carne servida en steak es una combinación atrevida, más como primer entrante, osado para romper el hielo, pero la verdad es que tuvo una gran aceptación.

DSC00601 [Resolucion de Escritorio] DSC00602 [Resolucion de Escritorio]Seguimos la visita y al llegar a la planta baja del museo nos esperaba la siguiente tapa “salmó cítric”  servido en cucharillas y aderezado con sal de limón, aceite de pomelo y un toque de naranja y eneldo como último toque aromático. La tapa la acompañaron de un Chadonnay, Castell de Raïmat, un vino blanco exquisito, muy fresco

DSC00614 [Resolucion de Escritorio] DSC00615 [Resolucion de Escritorio] La última tapa a degustar  durante el recorrido, fue el misto de llom, consistente en lomo a la sal enrollado sobre un palito de pan y pimentón de la Vera en su extremo.

DSC00622 [Resolucion de Escritorio] DSC00623 [Resolucion de Escritorio]Recordemos la importancia histórica de la sal, que en diferentes civilizaciones y a lo largo de la historia, ha alcanzado grandes repercusiones económicas, políticas y culinarias, que pudimos aprender durante la visita.

Y llegamos al momento estrella esperado, pasamos a la cafetería del Museu de Lleida donde tenía lugar la cena: dos entrantes, dos platos principales y un postre, acompañados cada plato por un escumoso diferente nos estaban esperando.

Como primer entrante teníamos “contrastos de temporada de l’horta del Pàmies”, una ensalada compuesta de escarola, brotes de espinacas, hoja de roble, col lila, hojas de mostaza, picatostes y pasas, todo ello envuelto con unas finas lonchas de calabacín y aliñado con una vinagreta de jengibre.

DSC00633 [Resolucion de Escritorio] DSC00634 [Resolucion de Escritorio]Como apunte curioso de este plato, comentar que en una esquina del plato, espolvorearon una brizna de flor eléctrica. Esta flor, originaria del Perú, ha sido introducida de la mano de algunos cocineros en conocidos certámenes culinarios de la península. La sensación de mascar esta flor no es como chupar una pila (¿quién no ha chupado una pila de pequeño?), más bien produce un leve adormecimiento chisporroteante.

DSC00635 [Resolucion de Escritorio]Desde la antigüedad se ha utilizado como analgésico para dolores dentales

Este entrante fue maridado con el cava Raïmat Brut Nature Chardonnay Xarel·lo , con una composición de 70% Chardonnay y 30% Xarel·lo, el resultado en boca es un sabor fresco y cítrico de larga duración.

Seguimos con el siguiente entrante, “l’arròs cremós de bolets i tòfona”.   A modo de show cooking, dieron los últimos toques al plato, ante los comensales de la sala.

DSC00636 [Resolucion de Escritorio]   DSC00637 [Resolucion de Escritorio]El rissoto de parmesano, aromatizado con trufa negra, estaba preparado con una mezcla de setas: “trompeta de la mort” , “carreretes”, “ceps” y algún champiñón.  De este plato, fueron varios los que repetieron ración, no fue nuestro caso, no por ganas, pero debíamos albergar espacio para tres platos más.

El arroz fue acompañado por un Brut de Verdú de Cercavins (DO Costers del Segre).

DSC00639 [Resolucion de Escritorio]DSC00640 [Resolucion de Escritorio]Llegó el momento de los platos principales, compuestos por un pescado y una carne.

Fue una agradable sorpresa reencontrarnos nuevamente  con el atún rojo del grupo Balfegó. En esta ocasión confitado en aceite Oleic Bovera, una pincelada de mermelada de tomate y albahaca, coronado por el queso de cabra Montbrú.

DSC00641 [Resolucion de Escritorio]DSC00643 [Resolucion de Escritorio] DSC00647 [Resolucion de Escritorio]En el plato encontrábamos también una nube de parmentier de patata, colocada después de demostrar Mateu Blanch sus pinitos como maestro coctelero.

Este plato fue acompañado por Siós Brut Rosé Pinot Noir de Costers del Sió, que nos trajo un especial perfume a rosas, dejándonos una sensación de cremosidad al degustarlo.

El último plato principal lo componía un corte inusual de ternera, que recuerda al churrasco, se trata de “Costella de vedella de Carn Sargaire amb samfaina de fruites”.

DSC00650 [Resolucion de Escritorio]El trozo de carne en cuestión, fue cocinado inicialmente a baja temperatura para finalmente, en un golpe de ardor guerrero y culinario, llevar la pieza de carne a la temperatura indicada para que se produzca la reacción Maillard.

DSC00652 [Resolucion de Escritorio] DSC00651 [Resolucion de Escritorio]La sanfaina de frutas estaba compuesta por pasas, orejones y manzana verde doncella. El cava elegido para este plato fue el Reserva Brut Nature Castell del Remei, con sus notas tostadas y a frutos secos, redondeaba la sanfaina de frutas.

El broche final lo puso el singular postre, “bombolles de Caviaroli d’arbequina amb xocolata Guanaja Valrhona”, unas migas de pan de payés de cacao, acompañado por una sopita de chocolate y engalanado con una pincelada de aceite y unas esferificaciones de aceite de arbequina. El espumoso que le acompañaba fue Analec Brut Nature (DO Costers del Segre), vino mineral y aromas tierra.

DSC00656 [Resolucion de Escritorio]DSC00659 [Resolucion de Escritorio] DSC00657 [Resolucion de Escritorio]Finalmente, se deleitaron a los comensales con cafés y mediosgintonnics.

Esperamos con muchas ganas las próximas propuestas gastronómicas de Museu de Lleida y Como Pomona

One thought on “Bombolles de Nadal al Museu de Lleida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *