Cal Brualla

No es la primera vez que vamos a Cal Brualla, aunque sí  desde su reforma. La gerencia es la misma pero han reformado completamente el local, su distribución y parte de la carta.

Sus menús de fin de semana, de 25€ por cabeza, cuentan con dos platos, postre y vino.

Fuimos un grupo de 13 personas, cada dos contábamos con una mesa, de manera que estábamos amplios y espaciosos.

Pedimos las bebidas (la carta contemplaba dos tipos de vino pero no nos pusieron problemas para substituirlo por cerveza, a elegir, Amstel o Heineken) y empezó la espera, a pesar que éramos un grupo un poco numeroso, cabe destacar que el aforo del local no es grande, a pesar de eso, estuvimos una hora desde que entramos hasta que llegaron los primeros platos. Para amenizar la espera, nos obsequiaron con un pequeño picapica, queso, secallona y olivas, que nos entretuvo un rato.

Y cuando ya empezamos a mirar el reloj de manera insistente, llegaron los primeros: nosotros pedimos caracoles a la llauna y pulpo a la gallega.

Los caracoles presentados perfectamente, una ración abundante, bien cocinados con un alioli suave.

El pulpo, sobre un lecho de patatas, en el punto justo, tierno y sabroso. No picaba en exceso, acorde con el resto de platos.

Las rondas de bebidas prosiguieron y sin demasiada espera llegaron los segundos platos: Meloso de buey y entrecot con salsa de roquefort (este plato, tenía un suplemento de 3€).

Ambas carnes jugosas, en su punto. Cosa que sobretodo en el caso de la ternera es de agradecer. Bien acompañados con una guarnición  de espárragos verdes, patatas y cebolla asada y setas.

De postre, ambos escogimos el postre rey, un coulant de chocolate, acompañado de helado de coco, que se fué ganando espacio en un apetito ya saciado.

Siguieron un café y una infusión. Como broche final, un chupito cortesía de la casa para digerir la copiosa cena

Calidad, a un precio justo, platos elaborados y buena materias prima. El servicio además es agradable, cosa que redondea la impresión de este recomendable restaurante.

No es la primera ocasión que fuimos, ni será la última.

Podeis encontrar este restaurante en la calle Rovira Roure nº24, para reservas y más info 97 324 2404

Bon apetit!

Share

3 thoughts on “Cal Brualla

  1. La comida muy buena, 25-30 euros de base.
    El responsable, un poco de malas maneras, se nego a cobrar por separado argumentando “que le era un dolor de cabeza” y tuvimos que dividirlo entre todos, pagando justos por pecadores por que cada uno habia comido platos diferentes..
    Encima cuando le pagabas, al devolverte el cambio, lo hacia a ojo, y se adjudicaba la propina a su gusto..
    Total por no querer coger la calculadora dos minutos..
    No volveremos a ir..

  2. El menjar és correcte, la rapidesa del servei també, però COMPTE si feu tracte especial en menús de grup. En una celebració hem portat el pastís i la condició era que del menú que inclou les postres, incloure dues ampolles de vi de la casa i els cafès. Ens hem trobat que només s’han inclòs els cafès i cap de les dues ampolles de vi. Tenen molta gana.

    La comida es correcta, la rapidez del servicio también, pero CUIDADO si hacéis un trato especial en los menús de grupo. En una celebración hemos llevado el pastel y la condición era que del menú que incluye postres, incluir dos botellas de vino de la casa y los cafés. Nos hemos encontrado que sólo nos han incluído los cafés y ninguna de las dos botellas de vino. Tienen mucha hambre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *