Clea Tushé

Hoy vamos a comentar un par de visitas a uno de los nuevos restaurantes que podemos encontrar en Lleida. De la mano de los de Rita Cokó, llega Clea Tushé, con toda una historia detrás, según cuentan sus autores es la pareja de Rita, descendiente de una familia agrícola y ganadera, que  decide abrir un restaurante como punto de encuentro de amigos y donde preparar ricos platos con productos de proximidad o km. 0.

Para quienes todavía no los conozcáis, están situados en la plaza Cervantes, un edificio de nueva construcción. En la entrada podemos ver ya el hall personalizado con la marca y un ascensor nos lleva directamente a la planta 4, el restaurante, o la planta 5, una terraza panorámica donde poder degustar copas, algunos aperitivos o sus singulares hamburguesas.

Pero empecemos desde el principio, mi primer contacto fue para el día de mi cumpleaños, acostumbrados a que vaya siempre cámara y libreta en mano, y como fan de las tapas de Rita, no podía faltar una visita así como regalo de una celebración.

Llegando a la planta del restaurante, unos espejos a ambos lados del pasillo nos conducen directamente a una puerta de madera y forja… es una entrada misteriosa que contrasta con el hall de la entrada de abajo. El local es pequeño, una apuesta y seña de sus propietarios. Os recomendamos reservar, de hecho, si queréis ir en fin de semana, diría que es imprescindible.

¿Qué podemos encontrar? Algunas tapas, ensaladas con varias vinagretas a escoger, pasta, la l’antiga (carnes o el pescado fresco del día) o las cleaburguers, con un festival de salsas donde escoger.

Decidimos probar algunas tapas y un par de hamburguesas, pero nos recomendaron primero pedir un segundo para compartir y si queríamos luego, pedir más.

Empezamos con el tártar de atún con aguacate, jengibre y helado de cítricos (8,20€). La tapa de atún rojo de su homónimo Rita es una de mis preferidas, nunca me he comido un plato de atún tan a gusto por lo que no podía resistirme a pedirlo, no defrauda! El atún está marinado y entra estupendamente, el punto del helado, es sorprendente y casa muy bien.

Seguimos con la tapa de caracoles salteados con jamón ibérico (8,90€), nos lo recomendaron, si bien, fue la tapa que encontramos más floja. La salsa estaba riquísima, con un toquecillo picante, pero los caracoles parecían cocinados aparte.

Steak tartar con helado de mostaza (9,90€), se que es un plato arriesgado, ya que no a todo el mundo le agrada la carne cruda pero es impresionante! El helado de mostaza sorprende mucho, ya que no es una textura a la que estás acostumbrada pero le da un puntazo a la carne, bien especiada. Acompaña, igual que en el caso del tártar de atún, de tostaditas de pan con pasas.

Alcachofas rebozadas (4,50€), un clásico de la casa, bien cocinadas, crujientes, sin resultar aceitosas.

Y llega el momento de la cleaburguer. Hay 7 variedades diferentes, todas con apuestas interesantes que mezclan diferentes verduras con ternera, pollo o incluso atún. Pero había una que llamó mi atención desde el primer momento, la hamburguesa de Waigu (Kobe), para quienes no lo conozcáis los Wagyu son una raza de buey que crian en Japón bajo una estricta tradición y cuidados, dando lugar a la marca registrada Kobe, una carne considerada una delicia por ser especialmente tierna, sabrosa y de textura marmolea y bajo contenido en grasas saturadas. En EEUU y Reino Unido empezaron a criar bueyes waigus al estilo Kobe, dándoles cerveza y masajeándoles diariamente. En España hay una casa que cria bueys waigus bajo el estilo japonés, Santa Rosalía, donde podéis comprar online también chuletones o embutidos.

La Cleaburguer de waigu (12,90€) venía acompañada de berenjena  a la plancha, cebolla reducida con pedro ximenez y queso camembert, para completar, escogimos salsa barbacoa, de entre las 8 variedades de salsas disponibles. Las hamburguesas están acompañadas de patatas y un kumato.

Para acompañar la cena escogimos un cava rosado, Lounge Bertha, joven afrutado y  muy aromático, hecho de xarel·lo, parellada y pinot noir

Llega el momento del postre, pedimos la crema de jengibre, galleta y frutas del bosque pero no la tenían, así que finalmente decidimos probar las texturas de coco (4,90€), helado de coco recubierto de chocolate caliente, pastel de queso y coco y flan de coco, que resulta sorprendente.

El yogurt con gelée de limón y espuma de crema catalana (5€) fue la otra opción, una copa de cremoso yogurt con una cobertura de limón en el fondo, con un puntillo ácido y una espuma de crema catalana en la cubierta, es un postre redondo, de texturas y sabores contrastados.

Y llegó  el momento terraza, realmente cuando vas a cenar, si no haces muy tarde, te animas a subir a tomar una copa, el contrapunto, es que si  como en nuestra primera visita, nos encontramos el local bastante lleno y de grupos numerosos, cuando empezabas a estar más tranquilo en el bistró, te encuentras que al subir a la terraza, estás de nuevo, con un grupo numeroso, lo que también hay que decirlo, el ambiente y la estancia, presta a que la gente adquiera una actitud más relajada.

Las copas que podemos encontrar : cócteles varios, ron y whiskies premium, las copas básicas que podemos encontrar y como no, una carta de gintonnics bastante conseguida, 23 variedades de ginebra, ahí es nada! Y 7 tónicas para combinar. Escogimos la catalana Gin mare (ginebra destilada en Vilanova y la Geltrú con una interesante historia en sus espaldas) y una kinross Berry ambas mezcladas con fever tree mediterranean.

Y no hay una sin dos, el pasado fin de semana volvimos al clea, en esta ocasión, en grupo.

Los puntos más flojos del local los volví a encontrar, la diferencia de temperatura entre el hall, ascensor y lavabos (con un calor notable) y el restaurante en sí, que tienen el aire un punto fuerte, aunque debo decir que si bien la primera vez, pasé algo de frío, en la segunda, a pesar que noté el contraste, la estancia durante la cena, fue mucho más agradable.

Hicimos varias tapas y un segundo cada uno.

Las tapitas, escogimos algunas que ya habíamos probado como el tartar de atún (en esta ocasión nos lo adaptaron la tapa y la hicieron más grande).

Alcachofas rebozadas (en esta ocasión y rememorando el servicio de la anterior vez, debo decir que encontré diferencia, tal como podéis apreciar también en la foto).

Croquetas de pollo y de lomo ibérico (4,20€), las croquetas de pollo eran pequeños bocados redondos, las de lomo tenían un sabor fuerte y contundente, pero me encantaron, con un solo bocado te impregnaba toda la boca, con un notable sabor ahumado.

No podía faltar el jamón ibérico de bellota “Juan Manuel” 9,20€, con la coca de vidre (3,90€). La fondue de torta del casar (12,20€) es una tapa interesante si te gusta el queso de sabor fuerte.

Volvimos a probar los caracoles con jamón ibérico, que si bien el jamón no era lo que notabas más en el plato, la verdad es que estaban mucho más gustosos que la primera vez que los probamos.

Las gambas rojas a la sal (8,30€) , gambitas a la plancha, una de las pocas de mar que encontramos en la carta del clea, aunque debo decir que es algo que no caes en la cuenta ya que tiene una carta bastante variada y completa.

Y llegó el momento de los platos principales, la mayoría pedimos pasta, animados por las recomendaciones de amigos que han acudido varias veces. Especialmente recomendados los tortellone de setas, crema de setas y trufa y langosta,(9,90€) un plato fuerte, lleno de sabor y aromas.

Pero realmente, todas las combinaciones de pasta son sabrosas y sorprendentes, los “farcellets” de pera con rulo de cabra y higos es un plato lleno de contrastes, cuando muerdes la pasta, se te impregna la boca de su relleno de pera, su salsa cremosa con queso de cabra le dan un contrapunto al dulzor de la pera y los higos. Según el comensal que los degustó con más fruición, “fue una experiencia bucáquica”

Otro plato que nos llamó la atención fue los tallarines a la carbonara con trozos de presa ibérica y kikos, una combinación explosiva y riquísima! La carbonara clásica estaba adherezada con unas tiras de carne que le daban más consistencia y el  maiz tostado espolvoreado por encima del plato le daba un acabado final muy bueno, a veces las cosas más sencillas, son las más efectivas y sorprendentes.

Las cleaburguers también estuvieron presentes, probamos  la de ternera con foie pôele cebolla caramelizada y frutos rojos (11,90€), una gran combinación de sabores.

La más clásica, con ternera de nebraska, champiñones, cebolla pochada y mozzarella (11,50€) fue otra de las piezas escogidas.

Para acompañar podéis escoger entre las clásicas salsas de ketchup, mostaza, mayonesa o bbq o bien alguna combinación como salsa de chile, queso de cabra, mayonesa con curry o tomate picante.

Para beber escogimos la inedit de estrella damm, el tinto, les cousins,  els inconscients, un DO Priorat fresco, que acompaña bien y el blanco joven Blanc de Seré, de costers del segre, un vino que pasa muy bien, aunque siendo joven, puede darte una cierta acidez después.

Los postres no defraudaron tampoco, probamos de todo un poco, aunque con tristeza volví a comprobar que no tenían la crema de jengibre, de hecho, me dijeron que la sacarían de la carta…. :_(

Pudimos probar por contra las texturas de coco nuevamente, la deconstrucción de nocilla (5,20€), un imponente coulant, acompañado de helado de chocolate con chocolate caliente por encima, apto para los más fas del cacao!

Y dos postres que no estaban en la carta: sorbete de limón con crema de vozdka, ideal para moler! La acidez del limón se contrastaba con la crema y el vozdka daba el toque final;  y sopa fría de fresa con chocolate caliente, toda una experiencia al paladar ya que el contraste de la fresa espumosa con el chocolate tibio con trocitos de cereal en su interior era todo un festín.

En definitiva, Clea es un gran restaurante, en la línea de Rita pero aquí encontraréis mucho más allá de tapeo. Su terraza panorámica le da un valor añadido. Creo que es uno de esos locales donde celebrar algún evento. Aunque debo decir que entre semana ofrecen un menú de mediodía por 12,50€. Ya os contaré que tal es su propuesta de mediodía ya que por ese precio, con la calidad que ofrecen, iré seguro.

Los contras que le encuentro es la climatología del local, que siendo pequeño te puedes encontrar que a veces hay mucho ruido ambiental y que en alguna ocasión, algún plato sale algo menos elaborado.

En conjunto, es un sitio que recomiendo que probéis y valoréis por vosotros mismos. Tiene escasos meses de vida, con lo que estoy segura que aún le queda mucho por dar y sorprender.

Antes de iros, debéis haceros una foto y vivir el momento “photocall”   😛

Reservas 973 98 51 51

2 thoughts on “Clea Tushé

  1. Este pasado sábado estuvimos en Clea Tushe y como bien dices les falta vuelo,el local estaba un poco frio de temperarura y se cruzan mucho las voces de las otras mesas,escojimos stesk tartar de ternera que estaba muy bueno,anchoas que no daban la talla,los chipirones bien,la coca de vidre muy buena,el jamon estaba bueno pero frio de la nebera ,los huevos estrellados que estaban muy buenos y los espaghetis a la carbonara un pelin sosos,en cuanto al vino escogi un Sao rosado y tengo que decir que por el precio no da la talla,con un final en boca muy aguado,los postres tanto el helado de conguitos como la tarta de queso estaban buenísimas,
    Se puede volver porque el precio lo encontré muy correcto pero les falta ese puntito,ademas cuando un restaurante es nuevo tienen que informar un poco de la carta o especialidades,ademas el apartado de hamburguesas no es muy legible
    Puntuación a mi gusto un buen siete y medio que con cuatro toque se puede convertir en un nueve
    JOAN

  2. yo estuve la noche de San Juan,y mis conclusiones no son muy positivas,empezando por la calidad de las materias primas.
    Un muy flojo Atún”rojo”,no correcto.
    una ensalada sin chispa,como el queso chevré Francés de Lidel.
    Una burguer de Wagu “no de Kobe”,todavìa no se a que sabe.
    Una descontrucción de Nocilla,que no entiendo
    Y una carta de vinos,sin interes.
    Muy bién por la forma de acceder al lugar y poco más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *