El Cau de Sant Llorenç

Ahora que se acerca Sant Jordi, que si bien es una fecha caracterizada por la cultura, también tiene su toque de romanticismo, por lo que creo que es ideal para darse un capricho con vuestra pareja, e ir a cenar, en una velada romántica.

IMG_20140214_220344 [Resolucion de Escritorio]

 

Una de las preguntas más habituales de amigos y compañeros suelen ser recomendaciones para días especiales, para veladas íntimas, pues en estos casos, el Cau de San Llorenç es una buena elección.

Situada en un enclave único, junto a la magnífica iglesia de Sant Llorenç, su decoración es eminentemente romántica, pequeñas salas, que te transportan a otra época. Privilegiada la sala para dos que tienen en la planta inferior.

No sabemos si en el Cau de Sant Llorenç estaran cociendo algo para esta fecha, pero nos gustaría compartir con vosotros el menú degustación que tuvimos ocasión de probar por San Valentín.

DSC01595 [Resolucion de Escritorio]

La decoración para tal evento era la propia, corazones, globos y rosas por doquier, creando una atmosfera incomparable y pronto entramos en materia.

IMG_20140214_220941 [Resolucion de Escritorio]IMG_20140214_220639 [Resolucion de Escritorio]Empezamos con un tártar de salmón marinado y ahumado en frio karashi su miso y salicornia en tempura.

DSC01584 [Resolucion de Escritorio] Con tal plato y para poner un poco en situación, os explicaremos brevemente la procedencia de la combinación. Karashi es un tipo de mostaza utilizada como condimento y sazonador en la cocina japonesa. En el caso que karashi se mezcle con vinagre y miso (pasta de habas de soja), conseguimos el karashi su miso. Continuando con las referencias a la cocina nipona, comentar que el tempura, a pesar de ser ya conocida técnica culinaria japonesa, es en realidad el resultado de la introducción de los misioneros jesuítas portugueses  de la costumbre de tomar pescados y verdura en tiempos de vigilia. El salmón iba acompañado de salicornia tempurizada. La salicornia se trata de una planta silvestre comestible conocida como “amanida de pobre”, espárrago de mar o “herbe de saint Pierre”. Para los curiosos, que queráis saber más sobre la salicornia, os recomendamos el artículo de Gastronomía&Cía.

DSC01585 [Resolucion de Escritorio]Servido en un vasito, el contraste del plato lo encontrábamos tanto por las diferentes temperaturas y sabores como por las técnicas aplicadas, obteniendo un resultado sorprendente,  fresco, divertido y con un sabor atrevido.

Seguimos con el “wok de calamarsets de la costa amb tirabecs i avellana”, otro platillo de fusión oriental. La técnica wok, debe su nombre a la paella utilizada en la cocina cantonesa. En este caso, las “típicas” bases de soja o aceite de sésamo, son substituidas por un sabor mediterráneo como son las avellanas y el aceite de oliva, que contrasta con el sabor de los calamares. La huerta en este plato venía de la mano de los tirabeques, una variedad de guisante tan popular en Asia como en el Mediterráneo.

DSC01586 [Resolucion de Escritorio]El chef Esteve resaltó perfectamente la esencia a playa de los calamarsets con este plato. Muy logrado.

Cambiamos de tercio y pasamos ya a lo que consideraríamos el primer plato, “arròs melós de pop a la brasa, poma liofilitzada i formatge tou dels til·lers”, una combinación también singular, atrevida y que juega con diversos contrastes.

DSC01587 [Resolucion de Escritorio]El pulpo braseado contenía aquella esencia a madera y carbón que tanto gusta a los aficionados a la BBQ. La manzana liofilizada le dio un toque que me llevó a mi infancia y a replantear cómo se llevaban los astronautas las manzanas a la luna, seguramente liofilizadas.

Los quesos de Tros de Sort hay que subrayarlos y tomarlos en consideración uno por uno, es innegable que el Tou dels Til·lers ha pegado fuerte en la alta gastronomía catalana junto el “Tou de Casa Mateu” de la conocida quesería de Surp. Personalmente, creemos que de Tros de Sort “el “quadrat”, “quadrat roi”, “el tupí” y “costa negra” admiten muy buenas combinaciones y preparaciones.

La “broqueta de bacallà skrei a la mel”, este bacalao nómada proviene del mar de Noruega, su ir y venir por los mares del norte le confiere una generosa musculatura que nos ofrece un corte blanco, nacarado y prieto, el paladar iniciado puede denotar sus toques minerales. Este bacalao fresco admite todo tipo de preparaciones, muy acertado proporcionarle esa crosta dulce de miel.

DSC01588 [Resolucion de Escritorio]Recordando el menú degustación a un convite tal como el de una boda, la carne llegó de los conocidos y maestros de la ternera, Carn Sargaire.  La costilla, cocinada al estilo teriyaki, técnica de cocción también japonesa, que consiste en salsear la carne mientras se cocina, da como resultado un corte jugoso y lleno de sabor.

La etimología del teriyaki ya contiene su secreto: Teri (brillo que da la salsa) y Yaki (método de cocinar, asado). La receta original se prepara con mirin, sake, soja y azúcar; si bien, de forma común de preparan diversas combinaciones. – Si queréis saber más sobre gastronomía japonesa, os recomendamos el blog de Roger, Adictos a Comer Japonés.

El “teriyaki de costella de Carn Sargaire amb sinfonia de fruites i verdures de Lleida” es una fusión muy nuestra, jugando con el concepto de la cocina lleidatana, fruinar. Su acompañamiento de base de verduras y frutas casaba estupendamente con la carne.

Pudimos degustar una propuesta con una combinación similar de ingredientes, sobre  costella de Carn Sargaire en el menú de bombolles de Nadal organizado por Como Pomona.

DSC01590 [Resolucion de Escritorio]Llegamos ya al final de la velada, con los dos postres, sí, habéis oído bien.

DSC01591 [Resolucion de Escritorio]El punto final de la cena lo aportaba la versión de Gin Tonic, una espuma refrescante, con toque ácido y notas de frutos rojos. Perfecto para dar paso al último plato, “maduixa, xocolata i passió” un nombre perfecto para evocar el tema de la noche. Este postre me sorprendió, porque era afrutado y ácido, una apuesta arriesgada en un postre  pero que me encantó. Soy una amante de los postres ácidos y tras un menú como este, creo que es un gran broche. La mouse de frutas de la pasión era fresca y desenfadada, con el lecho de fresa ácida, sólo contrastaba la leve base de la mouse, de la mano de la filigrana de chocolates.

DSC01592 [Resolucion de Escritorio]Al final de la velada, su chef creador, charló con los comensales de las mesas para comprobar nuestras impresiones, un gran detalle.

DSC01594 [Resolucion de Escritorio]Y para detalles, la sorpresa que tuvimos al final de la cena, ya que nos obsequiaron con una sesión de spa en pareja.

Sin duda, una velada romántica, gastronómicamente impecable y con una atmósfera cuidada hasta el pequeño detalle.

One thought on “El Cau de Sant Llorenç

  1. Muy parecer que tienen clase y estilo pero para nada. Te hacen pagar mucho para unos platos que no valen nada. Faltas de respeto entre compañeros y poca seriedad. NO RECOMIENDO IR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *