Flash

El restaurante crêpería flash, situado en la c. Alcalde Porqueres 5 (frente al hotel Sansi) ha pasado por varias gerencias, cambios de nombre sin que acabase de cuajar hasta ahora. El nuevo flash lleva ya algunos años y viendo la afluencia de gente, es típico ver los comedores llenos, la verdad es que parece que han encontrado la fórmula exacta.

El local es mucho más que crepería, ofrece menús de lunes a sábado al mediodía. Por la noche, una amplia carta de tapas, ensaladas, pastas y carnes y lo que cabe destacar y a lo que debe su nombre, crepes saladas y dulces, no es típico en Lleida poder degustar una buena “Gallette”.
Comedor con varios espacios, una zona que puede quedar retirada para grupos, terraza interior para los meses de verano y local de tapas y cocteles por la noche completan la oferta.

En esta ocasión comentaremos un menú de mediodía, un sábado, el menú consta de primer plato (6 opciones a elegir), un segundo plato a escoger entre 9 posibilidades, bebida, pan y postre (a seleccionar una de las 4 variedades), todo por 10,90€.

Destacar que los platos de menú no son los típicos, suelen ser elaborados, algunos más sofisticados, otros más caseros, y con las opciones que dan de cada plato es difícil no encontrar algo que se adecue al gusto o preferencia de cada uno.
A pesar que ese día no estaba en la carta, recomiendo encarecidamente su rissotto, el de alcachofas y jamón es delicioso!

Esta vez escogimos como primer plato la crep de carbonara y champiñones y las espinacas a la crema.

 

La crep muy completa, una gran crepe con bacon, queso, salsa de leche, huevo y champiñones en su corazón. Sabrosa y muy recomendable.

 

 

 

Las espinacas muy suaves, con una bechamel nada empalagosa, debo decir que no me gustan las espinacas y este plato me convenció por la combinación.

 

Como segundo nos decidimos por el redondo de lomo y la careta de cerdo con setas.

 

El redondo estaba relleno de huevo, longaniza, samfaina, setas …. lo cierto es que el conjunto resultaba seco, como acompañamiento del plato, pusieron tomate frito casero, que se agradecía por poderle aportar algo con lo que acompañar la carne, pero aun con todo, lo cierto es que no me convenció.

La careta es un plato arriesgado si no eres un convencido de este tipo de carne, estaba bien cocinada, una salsa sabrosa que acompañaba muy bien a la carne, junto con las setas.

He de decir que no fueron las elecciones mejores de las que hemos probado en otras ocasiones.

 

De postre, tras la decepción personal que el pastel de limón no era tipo mousse me decanté por un sorbete de fresa, he de decir, ya lo he comprobado otras veces, que el sorbete es equivalente a helado del sabor que se refieran.

 

 

 

Mi pareja se decidió por el pastel san marcos, una elección acertada, una porción indicada, un pastel con varias capas, chocolate y nata suaves y ligeras, casi mousse, separadas por finas capas de bizcocho y en la parte superior, cubierto por crema catalana.

Como referencias del local, decir que a parte de la variedad de carta, menús y demás, cuentan con una pequeña carta de cervezas, la mayoría del grupo estrella; carta de tés aromáticos y varias combinaciones de cócteles a precio asequible en comparación a otros locales que sirven mojitos y caipirinhas.

El local es moderno y funcional, sus asientos cómodos, y si tienes la suerte de sentarte en alguno de los sofás ya es genial.

Los camareros simpáticos y profesionales y el servicio, para la cantidad de comensales que llegan a servir, en general es bastante rápido.

Es una de nuestras opciones fijas sobretodo en menús de mediodía.

Reservas: 973 221 840

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *