La fiebre de la tapa: ganxet pintxo 2013, Reus

Las rutas de tapas están de moda, sin duda. Hace poco se cerró la archi-conocida ruta de tapas por antonomasia, la semana del pincho de Pamplona. De la mano de Estrella, nos han acercado la pequeña cocina a múltiples localidades. Ya estuvimos en la 6a e dición de De tapas Barcelona, y en esta ocasión, os comentamos la tercera edición  de la ruta de tapes de Reus, que acabó el pasado 23 de abril. Actualmente, y hasta el domingo 12 de mayo, podéis degustar del tapeo en Sitges con su 3a Tapa a Tapa o la 2a Destapa’t Sabadell

Reus me pareció una población interesante a nivel gastronómico, con ingredientes típicos y consolidados, que destacaban en la oferta de tapas. Cuenta con un centro histórico cuidado, por el que pasear tranquilamente y combinar tiendas y paradas entre su variada tipología de bares y restaurantes. Además, miman a su turismo y habitantes, preparando la zona para los peatones.

En nuestro careo con la ruta de tapes de Reus en la que, sin planearlo, elaboramos un recorrido circular bien aprovechado, empezamos con uno de los locales de los que más me llamaba la atención su propuesta en la guía: La Taverna Despertaferro (c. de Martí Napolità, 7. Tel 977 323 280). El local estaba hasta los topes y presentaba su Superbomba de bou i arròs, una croqueta en gran formato, de estofado de buey, arroz y bechamel. Contenía según la receta una picada de avellana y vermut de Reus y un toque picante.

La verdad es que esta fue la tapa que más distaba respecto a la presentación oficial, su aspecto era más simple, pero el resultado, igualmente, valía mucho la pena. El inconveniente que le encontré es que era un tamaño que dificultaba comerlo cuando el local se llenaba, ya que disponías de poco sitio y corrías el riesgo de en el primer mordisco, acabar con el resto de bomba en algún sitio que se echase a perder…

Seguimos con Reset (C. de Vallroquetes, 4), interesante local, en sus mesas cuentan con pantallas para ir pidiendo platos, me recordó al Gastronomik 2.0 de Lleida, pero su oferta de tapeo es extensísima y a primera vista, ya llamaron mi atención varias tapas que tenían en la barra.

La tapa que presentaban, era de base de buey también, su Bou amb arròs – remake Reset: mediana de buey cocina a baja temperatura, envuelta en papel de arroz y acompañada de salsa de vermut y setas.

Era una propuesta donde los condimentos del buey destacaban más que en la versión en croqueta que probamos anteriormente, algo más suave, bien presentada, una tapa bastante completa. Se notaba todas sus verduritas y la presentación, envuelta en el arroz, era un toque original.

El Bull Tapes (c. de les Carnisseries Velles, 4. T. 977 128 361) presentaba Blanc i Negre, salteado de ajos tiernos y espárragos con morcilla blanca y negra frita y un huevo de gualla.

La presentación era ideal para este tipo de eventos, porque era de fácil comer en cualquier parte. La combinación de verduras y proteínas estaba equilibrada, consiguiendo un plato muy completo, que no resultaba nada pesado y que llenaba más de lo que pueda parecer

En este local, espacioso, con gran numero de tapas, me llamó la atención que algunos de los montaditos utilizaban de base, pan de payés, me pareció una gran e interesante idea

Llega la ocasión esperada, del atún rojo, de la mano de Restaurant Casa Coder (pl del Mercadal, 16. Tel. 977 340 707), con su tataki d’akí, Atún rojo Balfegó del Mediterraneo, marinada con soja, aceite de sésamo y jengibre. Aprovecho para comentar que también podéis encontrar la semana gastronómica en Atmetlla de Mar dedicada a este pescado.

La tartaleta de atún, contaba con piezas más curadas y otras más frescas, personalmente, me gusta más cuando la carne es más roja, ya que su sabor no es tan intenso… y yo soy una apenas iniciada en el “arte de degustar este manjar”.

La condimentación del plato estaba muy bien conseguida, le daba matices, sin enmascarar el sabor pero tampoco enfatizaba en demasía y era propio de la zona asiática, con lo que quedaba un conjunto harmonioso.

Continuamos con el Totxo per gaudir, del Restaurante Gaudir (pl. del Mercadal, 3 Tel. 977 127 702), el milhojas de meloso de ternera con berenjena, pimiento rojo escalibado y caramelizado con queso de cabra y aceite de oliva. La propuesta que probamos que menos nos convenció. Debo decir que su organización me resultó la menos cómoda al menos de cara a los clientes en momento de máxima audiencia, si bien la idea es buena, abrieron únicamente la terraza, donde te sentabas tranquilamente y esperabas a pedir, el caso es que el servicio  se podía retrasar y no tenías opción de hacerte hueco en barra etc.

El pincho es de esos que gana mucho cuando están recién hechos, una apuesta complicada para este tipo de eventos.

Para finalizar, el broche lo puso la Brandada de bacallà amb oli de llima i anacard del restaurante el Tubo (c. del Vidre, 21-23), local que me encantó, me recordó a las tascas iruñenses.

Su tapa era exquisita, la brandada supersuave, apenas destacaba el sabor del bacalao entre las notas de la lima y el anacardo.

No me pude resistir a pedir alguna otra tapita de entre todas las que mostraban y tenían a cual mejor aspecto

Frikadellen steak con mostaza y crujiente, ñams!

 

Share

One thought on “La fiebre de la tapa: ganxet pintxo 2013, Reus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *