Lola

Hoy volvemos con una crónica en Lleida, esta vez en el restaurante Lola, en el que estuvimos comiendo un menú de mediodía el día que La Comidilla estaba de aniversario.

Lola Summer está situado en el antiguo espacio de El Charro Mejicano, yo, que soy una fan de este tipo de comida, me apené al saber que cerraban sus antecesores pero debo decir que Lola ha sabido dar un gran giro, tanto a la estancia como al tipo de cocina que podemos encontrar.

Sin título-4

DSC09958 [Resolucion de Escritorio]Sus menús de mediodía son desglosados, ellos te ofrecen un completo por 12,50€ entre semana, pero el menú se abre de manera que primero, segundo y postre tienen un precio y tú eliges que fórmula deseas.

La carta de comidas es semanal, pero tienen una oferta variada y numerosa.  También cuentan con cupones de fidelidad y además no obligan a que sean personalísimos, eso es un gran punto.

Sin título-1Antes de hablar de la comida, hablaré de la ambientación, su exterior tiene mucha vida, invita a la relajación, es un entorno muy apetecible en verano, pero, como reza su propio eslogan “after summer” tienes un interior cálido y acogedor, estilo old-rústico, donde se combinan materiales, colores… la asimetría le da ese toque casi de hogar. Y un detalle que me encantó fueron los carteles que había a lo largo del local, con frases positivas, que vas leyendo y contagiándote de “buen rollo”.

Sin título-5Sin título-2La cocina al fondo, tiene sus puertas de cristal, con lo que ves el interior, otro buen punto.

Pero vamos a lo que nos acontece, la comida.  Después de meditarlo un poco, decidimos probar el rissotto de tomate y la ensalada de crostones con manzana, bacon y vinagreta de mostaza y de segundo, el churrasco de Carn Sargaire con salsa barbacoa y la longaniza de Corbins con “cucuruch” de patatas.

Debo decir que había recibido algunos comentarios de que tardaban en el servicio, no fue nuestro caso, es posible que en fin de semana o noches, eso se haga más patente, pero en nuestra visita, no tuvimos la sensación de espera, a pesar que la sala estaba bastante llena.

Una particularidad de los platos es que siguen la tónica del local, cada uno se sirve en un tipo diferente de envase. Como ya muestra al principio, que traen el pan en una flanera, la sal en un vaso y las vinagreras en unos recipientes dosificadores, que recuerdan a los laboratorios.

Sin título-3

La ensalada era una ración suficiente, la mezcla de ingredientes daba lugar a contraste de sabores, la vinagreta de mostaza era suave, acompañaba y daba sabor sin matar al resto. Los crostones de pan eran hechos caseros y estaban en su punto.

DSC09970 [Resolucion de Escritorio]El rissotto lo sirvieron en una curiosa cazuelita, engaña a la vista, ya que ves un envase pequeño, pero tiene bastante fondo, con lo que acabas bastante lleno. No había probado hasta ahora la combinación de rissotto con base de tomate, la verdad es que casa muy bien, el tomate era natural  y la mezcla resultaba cremosa y ligera. Lo único a comentar como pero, es que el arroz estaba un punto poco hecho, pero la verdad es que yo lo prefiero así en lugar de un punto de más.

DSC09969 [Resolucion de Escritorio]DSC09971 [Resolucion de Escritorio]Llega el turno de los segundos. Servidos en pizarra, el churrasco de carn Sargaire, debo decir que hace algún tiempo que empecé a oir su nombre y la verdad es que son cada vez más los restaurantes que tienen y promocionan sus productos. Se caracterizan por una carne natural ya que ellos cierran su círculo de producción, su ganado se alimenta con pastos que producen ellos mismos, para acabar el ciclo, venden directamente sus productos a través de sus tiendas.

DSC09974 [Resolucion de Escritorio]La carne jugosa, en su punto de plancha, acompañada con una salsa barbacoa conseguida, que acompañaba el plato si enmascarar el sabor de la carne y de su acompañamiento, patata  al horno y espárrago verde.

La longaniza de Corbins es otro must, junto con la de Balaguer, son dos de las longanizas más conocidas y apreciadas de la zona. Tal como decía el nombre del plato, se acompañaba con un cucurucho de patatas fritas. La verdad es que el detalle del cono de papel es de lo más curioso, recuerda a los churros en las ferias.

DSC09973 [Resolucion de Escritorio]Y no se ni como, pero albergamos un espacio para probar algún postre, la verdad es que había ojeado algunas mesas y tenían todos una pinta increíble.

El flan de café, esponjoso, predominaba algo más el sabor del huevo que de café, acompañado de frutos rojos, por los que tengo especial devoción.

DSC09975 [Resolucion de Escritorio]El tiramisú de limón es espectacular, su fondo de tiramisú y su esponjosa crema con ralladura de limón, hacen un postre refrescante, que se come sin tener hambre. ñam!

DSC09976 [Resolucion de Escritorio]

Acabamos con unos cafés.

Y así acabamos esta comilona! Volveremos de nuevo, y para probar su carta, que tenía también interesantes platos y propuestas. Y aunque ahora ya se acerca el fresquito, la verdad es que la terraza es digna de disfrutar.

Lola C/ Rovira Roure, 41 Tel. 973 238 734 www.lolamassabores.com

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *