“Nits amb encant Brassa d’Or”. “Sopar gourmet amb Sícoris”

La semana pasada  tuvimos ocasión de asistir a una de les Nits amb encant Brasa d’Or.

IMG_3492 [Resolucion de Escritorio]

 

Para quienes no conozcáis aun este restaurante, situado en la calle Anton Guix i Ribelles. Debo decir que son bastantes personas las que me habían hablado de ellos, sobretodo por sus menús de mediodía, con una fórmula que hace que el servicio de comidas sea un éxito. Pero su oferta va mucho más allá, si visitáis su web os podéis hacer una idea, si vais a visitarlos, aún más; y es que podéis encontrar en un mismo sitio el contraste entre la cocina más tradicional y autóctona catalana a los platos de autor, donde Óscar Ruiz, xef y propietario de Brasa d’Or, combina su saber hacer con los ingredientes de vanguardia, el límite lo pone su imaginación.

En esta ocasión, os vamos a explicar cómo transcurrió la velada de cena Gourmet en la que se planteaba un maridaje con el vino Sícoris.       IMG_3495 [Resolucion de Escritorio] La jornada planteaba dos fases: durante este mes de noviembre, Brasa d’Or recomendaba y homenajeaba el vino Sícoris, de Castell del Remei. El pasado viernes 15 de noviembre, a todos sus clientes que habían degustado el vino, se les ofreció una velada donde compartir unas tapas Brasa d’Or con Sícoris. Posteriormente, se ofrecía una cena maridaje de cuatro platos en los que se invitaba a experimentar todos los registros de este singular vino.

Sin título-1 [Resolucion de Escritorio]Hablemos pues de la estrella de la noche, el vino Sícoris.

Este complejo vino es una magnífica representación de la D.O Costers del Segre ya que es un cupage que contiene variedades de uva de 6 de las 7 subzonas que conforman el territorio de la denominación.  Gobernado por Garnacha (35%), seguido de Cabernet Sauvignon (30%), “ull de llebre” (20%), Syrah (10%) y Merlot (5%).  Su crianza de realiza durante 10 meses en botas de roble francés y americano, lo que le acaba de conformar más matices.

Este tinto, de bajo contenido de taninos, es un vino complejo, lleno de matices, con notas de frutos rojos, que encandila incluso a aquellos que no son seguidores de los vinos tintos.

El vino fue presentado de la mano de los representantes de la marca, Castell del Remei, Arnau Benet, su responsable comercial  y Sergi Esteve enólogo de la bodega, en representación de Isabel Marzà nos explicaron el propósito y origen del vino y el deseo de convertirlo en un icono de la ciudad de Lleida, su nombre, evoca las reminiscencias romanas, el río Segre, representado en la etiqueta de su vino. No cabe duda que es un gran embajador  de la zona.

Durante el aperitivo, Oscar nos abrió las puertas de su cocina a los “activistas gastronómicos”, Dolors Mateu, bloguera gastronómica, sus recetas (más de 1000) del “blog de cuina de la Dolorss” son célebres y conocidas, recientemente ha publicado un libro con algunas de sus mejores recetas, que está teniendo mucho éxito y ya cuenta con reedición. También estaba presente Rafa Gimena, periodista y gastrónomo que desarrolla su faceta a través de su web Como Pomona. Oscar nos enseñó algunos de sus secretos, como su horno de brasa, capaz de cocinar grandes cantidades de carne, de forma uniforme, conservando todo su sabor.

DSC00158 [Resolucion de Escritorio]A su vez nos enseñó el género de algunas de las piezas que cocinaría esa noche.  Uno de sus mayores distribuidores es Codina Catering, y la verdad es que nos quedamos impresionados de ver las piezas de bacalao y de atún rojo. El atún provenía del Grup Balfegó, que cuentan con granjas de atunes rojos a 2.5 millas de la Atmetlla de Mar.

La cena tuvo lugar en una de las salas privadas del restaurante, un acogedor salón, con capacidad para unas 45 personas.

Cada plato era presentado de la mano de su creador, el cual nos explicaba el proceso del plato y las razones por las que lo habían escogido para el maridaje, Sergio a su vez nos daba indicaciones sobre que podríamos notar durante la cata de Sícoris con cada plato.

El menú constaba de cuatro platos atrevidos y llenos de contrastes:

En primer lugar teníamos el tataki de atún rojo con fondo de ajoblanco.

DSC00175 [Resolucion de Escritorio]El tataki, que recibe su nombre de la cocina japonesa, cuya técnica fue perfeccionada por un samurai en el siglo XIX, significa “apilar” o “distribuir en pedazos” y consiste en filetear el pescado y darle un toque leve en la plancha o sartén después de ser marinado. En esta ocasión de atún rojo iba acompañado con ajoblanco, plato de suma sencillez de la cocina andaluza parecido al gazpacho, elaborado con pan, almendras, ajo, aceite y unas gotas de vinagre. En este caso, se usó almendra marcona. El aceite de primera prensada completa este plato de contrastes, donde la cocina más innovadora se abraza con la tradicional.

Era una apuesta arriesgada ya que el mercado del pescado crudo aun cuesta un poco introducir pero creo que tuvo una gran acogida. Particularmente me encanta el atún rojo y no es fácil encontrarlo. Una de las tapas Brasa d’Or que ofrecen en carta es su tártar de atún rojo, que estoy deseando ir a probar.

El segundo plato, crema de ceps (boletus edulis) con virutas de foie.

DSC00177 [Resolucion de Escritorio]La crema nos dio un punto de reconforte en una noche gélida, ya que justamente llegó el frío esa noche. Las virutas de foie y los toques de trufa transformaban el plato, aportándole vida y un extra de sabor. El guiño al Sícoris  lo traía la decoración del plato, sal maldon teñida con el vino, un recurrente toque, fácil de emular en casa para aportar un extra a alguno de nuestros platos. El juego de sabores con la combinación de crema, crema con foie y ambas con el vino era un curioso experimento que nos invitaron a probar.

Seguimos con el bacalao confitado con demi-glacé, una salsa clásica francesa, reinventada en una fórmula de vainilla, soja y miel. Un plato de contrastes también.

 

DSC00179 [Resolucion de Escritorio]El bacalao confitado con ajos tiernos y romero, con un toque picante de guindilla, que quedaba equilibrado por el toque dulce de la vainilla y la miel y el salado de la soja. El pescado fue servido en bloque, se acompañaba de patatas violeta y puerros a la brasa. Toda esta explosión de sabor, acompañaba y alteraba el resultado en el paladar al combinar con Sícoris.

Llegó el turno del plato de carne, filete de cerdo ibérico de bellota con crujiente de pasta brick con salsa de torta del casar. Otro plato que jugaba con diferentes texturas y sabores.

DSC00182 [Resolucion de Escritorio]No es fácil encontrar un equilibrio con una salsa de queso de tanto impacto de sabor como la torta. Debo decir que me sorprendió el resultado ya que no enmascaraba el sabor del filete. Una loncha de jamón anunciaba lo que nos encontraríamos dentro del saquito de pasta brick. Unas lágrimas de Sícoris decoraban el plato, gustoso, donde el tinto da su do de pecho. Aunque en esta cena, pudimos comprobar que el tinto va mucho más allá de acompañamiento de carne.

Y la sorpresa de chocolate hizo su aparición, el postre en este caso, era una colaboración de Carles Ribes, su pastelería Germans Ribes, conocida por sus Sant Honorés, ha sido recientemente premiada con el reconocimiento como maestros artesanos panaderos. Su sorpresa de chocolate, donde Sícoris estaba presente en la cobertura, albergaba una mouse de coco y piña, un postre fresco a la par que goloso, que cerraba la cena de forma agradable, con el punto justo de dulzor.

DSC00191 [Resolucion de Escritorio]Como guiño final, unos bombones con forma de caracol rellenos de chocolate con leche con notas de Sícoris, era un broche final a  una cena que no deja indiferente.

DSC00192 [Resolucion de Escritorio]La exquisita velada fue amenizada y comentada de la mano de sus mejores anfitriones, aquellos que la concibieron. Por si fuese poco, hubo momentos lúdicos, y de más sorpresas, ya que se sortearon entre los asistentes diversas botellas de Sícoris y visitas a las bodegas del Castell del Remei.

Quiero agradecer la acogida y la atención del Restaurante Brasa d’Or, que hace que te sientas como en casa, y a Castell del Remei, por hacernos también partícipes.

Por último, agradecer a Norbert que contactase con nosotros y a Dolorss y Rafa, por sus aportaciones gastronómicas durante la cena.

1465114_605302206198313_2007266614_n(Foto de Brasa d’Or)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *