Restaurant Genial

Teníamos muchas ganas de ir a este local, nos habían contado de todo, que si es muy caro, que si es muy bueno, en fin, al final, sólo te queda ir personalmente, con la mente clara y sin una idea preconcebida; lo único que sabemos seguro es que es un muy buen restaurante.

Entramos.

Habíamos reservado mesa y aunque no hubiese hecho falta, la última vez que intentamos comer había una señora cola.

La decoración es minimalista, con un toque vanguardista que sin embargo, denota a la vez calidez y te hace sentir cómodo. Pudimos comer en la sala semiabierta, disfrutando del sol de la calle.

Pedimos el menú de mediodía.

De primero unos esparragos verdes a la parrilla con queso fresco y romesco suave.

Los esparragos estaban super tiernos y junto al queso brie y el romesco  están sabrosísimos, llevan un poco de sal maldon y un poco de aceite con perejil por encima que le da un toque muy bueno.

Otro de los primeros era nido crujiente de pollo y queso con alcachofas con salsa barbacoa.

Al pedirlo, nos imaginamos un plato más liviano, el pollo y el queso están dentro de masa de hojaldre, nos resultó un tanto pesado y un poco dulzón, y la alcachofa brillaba por su ausencia, o al menos no se apreciaba el sabor de la alcachofa.

Los segundos llegan ya!, tenemos carpaccio de ternera, mostaza de hierbas, queso parmesano y patatas paja.

En conjunto me gustó bastante este plato,  la mostaza de hierbas le de da un toque diferente al carpaccio que no está nada mal, en conjunto un sabor fuerte y muy personal, casi cítrico. Las patatas era otra curiosidad, tan finas, se sometían al sabor de la ternera y las especias.

El otro segundo fue  “pierna de pollo deshuesada a la brasa de encina con verduras”, atiende!

El plato es sencillo,  pollo a la brasa, pero el carbón le da un sabor increible, buenísimo, este plato os lo recomiendo sin temor alguno, sabe a campo, directamente! Además las verduras acompañan perfectamente, supongo que lo harían también a la brasa con el mismo carbón porque están igualmente sabrosas!

Llegamos a los postres y tenemos helado cremoso de vainilla y frutas del bosque.

El sabor suave de la vainilla contrasta mucho con la acidez de los frutos del bosque, no se hace pesado en absoluto.

El otro postre es sopa de yogurt natural con higos en almíbar.

Si te has quedado muy lleno no te recomiendo que te pidas este yogurt, que, aunque es suave, llena un poco. Los higos le dan un toque, pero personalmente lo hubiese preferido sin nada, esta sopa de yogurt esta buenísima, y se nota que la preparan ellos.

Acabamos de comer y viene la “dolorosa”.

Menu de mediodía para dos personas más la bebida y cafés: 41€. (el menú es 12.90€ más iva, pero si os salís del agua o la cerveza, encontramos casi 3€ por cada caña….) No comimos en absoluto mal, al contrario, salí muy satisfecho, ¿es caro?, creo que un poco, pero no demasiado, pues el sitio tiene una categoría superior a la media. ¿Volvería a ir?, sí, pero no al mediodía, , creo que la próxima vez probaremos un menú degustación por la noche, a ver que tal.

 

Para resevas tel: 973241471

http://www.genialrestaurant.com/

One thought on “Restaurant Genial

  1. L’estiu passat vam anar al Genial a celebrar el meu aniversari amb la meva parella, de fora es veu un lloc acollidor, amb la terrassa a l’estiu, i em venia de gust sopar en un ambient tranquil i relaxat. A part de què en teníem molt bones referències. Vam trucar a mitja setmana i ens van dir que tenien totes les taules de terrassa reservades, així que havia de ser dins.
    Dissabte al vespre, entrem a la recepció i no hi havia ningú, uns quants cambrers amunt i avall, però nosaltres sembla ser que érem invisibles. Finalment va sortir un xicot, vestit de cuiner i es va dirigir a un grup que acabava d’arribar darrere nostre, sembla ser que coneguts. Els va dir que ho tenia ple, que perquè no trucaven, però que cap problema, que si volien menjar bé, s’haurien d’esperar una estona, però que soparien bé i els va fer passar al bar. Acabat aquest tracte de favor vam tenir ocasió de dir-li que teníem una reserva. Ens va indicar que pugéssim al pis de dalt. Ens van col·locar en una tauleta al costat de les escales, i a un pas de la cuina, o d’un anexe de la cuina. Al mig del pas, durant tota la estona no van parar de passar cambrers amunt i avall. I per acabar-ho d’arrodonir, un sopar de grup d’unes noies a darrere, i un altre grup a l’esquerra, soroll assegurat. Aquesta taula privilegiada, havent trucat a mitja setmana per reservar. De tranquil i relaxat res de res.
    Havent-se pres el seu temps, vam aconseguir demanar el menjar i els plats no van ser res de l’altre món. El lloc no em va semblar massa car, ara bé, relació qualitat -preu sí que és car, perquè prescindint del tracte que vam rebre, i només valorant el menjar, puc dir que pel mateix preu hem sopat en millors llocs a Lleida , però segurament no tenen l’anomenada d’aquest.
    No va ser una vetllada Genial, això us ho puc assegurar, i de fet no ens han quedat pas ganes de tornar-hi i molt menys de recomanar-lo. Que hi vagin els amics de l’amo, que aquests sí que soparan bé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *