Tapa de l’any. Ruta de tapes, Sitges 2013

La Comidilla hace tres años ya de sus inicios de andaduras como blog y pudo coincidir nuestro festejo con la oportunidad de asistir a un evento singular, la tapa de l’any.

Así, el 3 de noviembre se reunieron en el hotel Melià de Sitges 18 equipos que mostraron su buen hacer y cocinaron contra reloj su propuesta. Disponían de 15 minutos para preparar y servir, concursaban en rondas de 3 participantes. El actor Quim Masferrer  y el cocinero Isma Prados dirigieron el escenario durante la jornada.

Debo decir que apuestas como estas acercan la cocina al gran público, desde otra visión a la que no estamos acostumbrados, ver como disputan sobre el escenario de un auditorio una carrera culinaria no es algo que tengamos frecuentemente la oportunidad de ver. Y en esta ocasión era tan sencillo como comprar una entrada (con el precio singular de 3€, con el que posteriormente tenías una invitación para degustar una tapa y una bebida).

Espero que esta incipiente iniciativa (esta ha sido la primera edición) se repita, al igual que la apuesta de estrella Damm para realizar rutas de tapas a lo largo y ancho de nuestra geografía (es una lástima que Lleida en este sentido no esté incluida).

Los candidatos eran: 4 en total de Barcelona, 2 de Balaguer, 2 de Reus, 2 de Tarragona, 2 de Sant Cugat del Vallès, Terrassa, Sabadell, Girona, Manresa, Palamós y los locales Sitges.

Las tapas incluían ingredientes de primer nivel y destacaron la cebolla confitada, el jamón y el pulpo como los más usados durante la jornada.

Se destacó también la importancia de fortalecer la tapa como marca y seña de nuestra identidad culinaria

En la primera ronda 4 rúas de Palamós prepararon su broqueta de pulpo a la gallega con gamba de Palamós, un pincho de mar, un símbolo claro de la zona de procedencia.

Telefèric de Sant Cugat presenta su rollo teleférico, magret relleno de foie, crema de queso, tomate caramelizado y mora sobre milhojas.

Xamfrà del Fòrum, de Tarragona, prepara su vieira XDF, concebida mientras sus autores tomaban un gintonnic.

2o: Llega el turno de los tarraconenses L’Onada, que preparan su pulpo con perlas del Serrallo. Una base de parmentier de Shiitake con pulpo de Tarragona y perlas del Serrallo (esferificaciones, tecnica que compartieron otros platos)

Telefèric, también de Bcn, trae un pincho sencillo pero efectivo, foie a la plancha caramelizado con cebolla roja.

Completa este trío, Set de Gòtic de Bcn y su Pecat del Perol, una tapa lowcost como dice su autor, butifarra blanca y negra de perol con patatas asadas y jamón ibérico gratinado con queso de cabra.

El 3r asalto  lo llevan a cabo los manresanos Kursaal  su brandada de bacalao. Elaborado sin patata, tan sólo con gelatina y un acompañamiento de berenjena y brotes de amaranto.

Kubic de Reus presentan su capricho de ternera. Esta tapa tuvimos ocasión de degustarla en la ruta de tapas de su ciudad. Es un estofado de ternera y setas envuelto en rollos de arroz vietnamitas, acompañado de vermut de Reus.

 

Hamburg de Sant Cugat, participan con su bomba estrellada, una bola de patata rellena de cebolla confitada, jamón y huevo de gualla. Los Hamburg vivieron uno de los momentos de más tensión del concurso, cuando comprobaron que su placa de inducción no funcionaba. Por suerte, en un gesto de compañerismo, la reusenca ofreció su cocina para que pudieran acabar de confeccionar su plato.

4º En este turno, el equipo local El Cable de Sitges, con el apoyo patente y representado sobrádamente en platea, presenta una original tapa, Buscando a Nemo. El nombre surge a partir del juego de los ingredientes, una tapa de mar (su base es un sabroso atún rojo marinado con salsa de soja), con el concepto del caviar (esferificación de diversos ingredientes), como el caviar conceptualmente es la cría del pez, y  no hay cría de pez más famosa que el personaje animado, Nemo, aquí tenemos el nombre del plato, divertido y que levanta expectativas.

Cal Xirricló de Balaguer presentaron la minirahola de cordero de la Noguera al estilo Thai. Esta curiosa tapa está elaborada básicamente con productos de proximidad, la carne de cordero, espinacas y una salsa con toques picantes trabajada con productos autóctonos. El toque oriental lo pone la cúrcuma.

Y completa Cavamar de Bcn y su crujiente de queso de cabra, confit de pato sobre chutney de frutos rojos con espinacas, foie gras y reducción de malta. Su creador, de Uruguay, afincado en Barcelona desde hace años, comenta que la creación de la tapa surgió de ir combinando sabores de campaña. El crujiente es masa de filo, el foie está maridado con coñac y sal, y acompaña el pato. Espinacas baby y semillas de amapola complementan el plato.

5º round, los gironins Bubbles Gastrobar presentan su espuma de garbanzos y foie, migas ibéricas sobre huevo escumado y pan de tomillo. Esta fue una de las tapas más elaboradas, Bubbles se caracteriza por una cocina fusión y por la microgastronomía y de esto está el plato impregnado, mezcla de sabores  de la zona, con mirada también a las raíces del sur de su autor. Huevo poché, la espuma conseguida a partir de la emulsión de  la crema de leche y el pan de leña aromatizado coronando el plato.

Compartían mesa y turno el bar Parada de Terrassa, con una propuesta original y diferente, unos panellets de butifarra sobre queso fresco de Ullastrell.

Los Balaguerins Cafè Balaguer presentaron su tapa, recordant el Vishna, un exótico nombre que representaba una coca de recapte hecha con base de pizza, confitura de cebolla y tomate, con foié y escalivada.

6 y final, Arrels de Reus, prepararon su pequeño volcán de hojaldre relleno de cremoso de patata y pulpo de roca.

9 granados de Barcelona, prepararon su meloso de ternera (estofado mezclado con thermomix y asado al horno), con parmentier de patata trufada.

Y por último, Alegre de Sabadell, prepararon su milhojas de cerdo con crujiente de jamón y salsa de queso gorgonzola.

Tras algo más de tres horas de ver, oler y aumenta las ganas de probar esas tapas tan exquisitas, llegó el momento de deliberación del jurado que otorgó el oro al Cable de Sitges, la segunda posición fue para Cal Xirricló de Balaguer y el tercer puesto para Xamfrà del Fòrum de Tarragona.

Tras conocer los resultados y con hambre considerable, nos dispusimos a bajar hacia el centro para poder probar las tapas del concurso.

Como había algunos establecimientos que cerraban el servicio ya al mediodía u otros que descansaban durante las horas de “media tarde”, listamos los locales que tenían un horario más estricto a fin de poder aprovechar mejor el tiempo.

Queríamos probar la Gambusí en Casa Hidalgo, pero como llegamos casi a la hora de cerrar ya no lo intentamos y nos fuimos directos a la Taberna Guria para probar la bomba estrellada.  Estaba hasta los topes, pero servían bastante rápido, todos íbamos a por la tapa estrella pero debo decir que en la ojeada que hice a los pinchos de la barra, hubo varios que me llamaron la atención, Guria es especialista en tapas vascas y la verdad es que se notaba las reminiscencias en varios de los pinchos que mostraban.

La tapa del concurso la resolvieron muy bien, la presentación estaba conseguida, a pesar de las prisas, el gentío etc. Además, a todos nos encantó, esa combinación explosiva, la cubierta de patata rebozada, de la que ibas descubriendo una cebolla muy bien pochada y el jamoncito… coronando, el huevo de codorniz. Nos encantó!

La siguiente parada fue en ” La incidència del Factor del Vi”, un ambiente contrapuesto, un elegante restaurante, muy tranquilo, a pesar que estábamos varios esperando en la entrada, no había ruido. Conseguimos probar la tapa casi por los pelos, ya que fuimos de los últimos que aceptaron ya que cerraban y se habían quedado sin tapas.

El meloso de ternera no estaba preparado como en el concurso, pero la carne estaba bien estofada, acompañada de puré, era una tapa de sabor intenso, para los amantes de la carne. Como no, esta tapa, en un local así, la acompañamos de un vinito tinto.

A partir de aquí, debo decir que llegó el momento de la contra de la jornada. En el folleto informativo del concurso, se mostraban los establecimientos de Sitges que acogían cada tapa  y el horario en el que podías probarlas. El problema fue que algunos establecimientos informaron de su horario de obertura, no el que servían la tapa, y cuando acabaron la ronda del mediodía, no repusieron.

Creo que es lógico pensar que el día que se realiza el concurso, en el que asiste gente de fuera de Sitges, aprovechásemos la jornada para probar las tapas que habían estado mostrando. El evento finalizó a las 14.15 pasadas, con lo que éramos muchos los que sobre las 15h estábamos en los bares del centro y aprovechar la hora de comer para degustar estos manjares.

Así, sobre las 16 empezó un periplo de negativas, llegamos al Sports bar dispuestos a probar el capricho de ternera, nos dijeron que no servían la tapa hasta las 17h (debíamos esperar una hora).

Cerca se encontraba Eguzki, entramos preguntando por su tapa de foié y nos dieron la misma respuesta que en el Sports, debíamos esperar al menos una hora.

No nos atrevimos a caminar hasta Pic Nic y encontrarnos con la misma respuesta y reculamos hasta el centro, pensando que tendríamos más probabilidades, allí había otro Eguzki, en el que nos dijeron lo mismo que en su homónimo, de hecho, nos informaron directamente otros clientes que se habían encontrado en la misa situación que nosotros.  Lo más curioso, en este caso,  es que era un local con un modelo de negocio basado en tapas y pinchos que van reponiendo para tener siempre la oferta disponible al cliente. Puedo entender que algunos locales diesen prioridad a acabar sus servicios de comidas en lugar de preparar las tapas, pero en este caso, no entiendo porqué discriminar la tapa que hace que la gente entre ese día respecto al resto que ofertan.

Algo contrariados y decepcionados, pasamos por delante de Café Roy y preguntamos ya sin demasiada esperanza. En este caso, ya nos estaban diciendo que pasásemos a partir de las 18.30h. Eran muchos los locales que indicaban que no podías ir a probar la tapa en el horario de comer, pero todos estos locales que nos dieron negativa mostraban cocina abierta.

Al final, nos rendimos a la evidencia, y decidimos hacer parada en frankfurt, La Cantonada, al que habían acudido algunas veces unos amigos.

Como comimos tarde, era complicado plantearnos seguir la jornada en la ronda de tarde, aun así, quisimos quitarnos la espinita y decimos ir compartiendo tapitas entre quienes iniciamos la ruta, para al menos ver algunas más.

Llegamos a la Cañateca-Prado, un local que parecía haber sido casino y que comunicaba con una sala de cine de esas clásicas, de toda la vida que cuesta ya encontrar. La nostalgia que me entró en el vestíbulo contrastaba con la modernidad de su interior.

 

En la cañateca nos atendieron amablemente y prepararon la tapa que adoptaban en esta ruta, la de los gironins  Bubbles Gastrobar. Esta era una tapa muy complicada para plantear en el mismo término que en el concurso, pero con ligeras variaciones, captaron la esencia del plato. Una combinación sabrosa, con varios contrastes y muy completa.

Después de un paseo, y ya llegado el anochecer, nos topamos casualmente con Xampú Xampany y paramos a probar el pulpo con perlas del Serrallo. La preparaban al momento, con l que tuvimos que esperar un poco pero la verdad es que mereció la pena. Las shiitake del parmentier impregnaban de sabor el plato, predominando incluso sobre el pulpo. Las perlas eran un detalle original que redondeaba el plato.

Nos desplazamos hasta Nieuw Amsterdam para probar la Minirahola de Xai de Cal Xirricló. No podíamos irnos sin probar las tapas de nuestros vecinos de Balaguer, pinchos que ya nos quedamos con las ganas de probar en el corretapes. Además, quedaron merecidamente entre los ganadores, y como sorpresa mía final, darme cuenta que su autor había sido compañero  de estudios secundarios.  En el Amsterdam se habían implicado con su tapa residente y se notaba, además, cuando llegamos nos encontramos al cocinero que la había inventado y pudimos comentarla brevemente. La propuesta es un contraste original de sabores y culturas resuelto de manera lograda.

Seguimos con la ruta y nos dirigimos a probar la ganadora de esta primera edición. El Cable estaba de fiesta,  incluso tenían un proyector que reflejaba en la fachada del establecimiento la hazaña del día.

 

El local es pequeño y estaba lleno, de hecho, cuando entramos a su vez accedían una veintena de personas, pero estaban preparados para servir con acierto y alegría.

En la entrada pude ver varios diplomas que los apuntaban como ganadores durante tres años consecutivos del tapa a tapa de Sitges.

La tapa no era  fácil de preparar y aun así, estaba impecable. Consta de dos partes, primero, debes probar la gota de vermut, esta estalla en la boca y te prepara para probar la pasta de filo, con su tártar de atún rojo marinado con salsa de soja, le acompañan “caviares” de diversos sabores, colores y tamaños: tinta de calamar, agua de tomate y no me aventuro a adivinar las más pequeñitas.

Acabamos la ruta con la otra candidata de Balaguer, La Guineu preparaba “recordant a Vishna”. La tapa original estaba elaborada con foié y en este caso, estaba substituido por foiegras, lo que le daba un toque demasiado salado.

De vuelta, pasamos por delante de La Kassoleta, la tapa que ofrecían era una de las que más me llamaban la atención, pero lamentablemente el local aún no había abierto (informaba en el folleto que abrían a partir de las 19.30h. pero eran casi las 20h y no había movimiento de apertura).

¡Y hasta aquí la experiencia! Recomendable, a pesar de los contratiempos , acabamos satisfechos.

Las jornadas acababan hoy lunes, con una sesión, orientada a profesionales, impartida por varios chef de primer orden que han adaptado su cocina al formato tapa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *